Contacta con nosotros

#QuédateEnCasa y cuida tu salud mental: Consejos para reducir la ansiedad y la angustia durante el aislamiento

#QuédateEnCasa y cuida tu salud mental: Consejos para reducir la ansiedad y la angustia durante el aislamiento

03 Abr #QuédateEnCasa y cuida tu salud mental: Consejos para reducir la ansiedad y la angustia durante el aislamiento

Vamos a ponernos prácticos, porque la situación claramente nos lo exige. Durante estos tiempos de gran incertidumbre, la ansiedad y la angustia pueden acabar llevando el timón. Para evitarlo, os vamos a dar algunos consejos eficaces para gestionarlas y doblegarlas.

Pero antes, vamos a analizar un poco por qué es totalmente lógico que nuestra salud mental se resienta durante el estado de alarma y la crisis del coronavirus. Y por qué la ansiedad está siendo una desagradable protagonista. ¡Empezamos!

¿Qué es la ansiedad? ¿Por qué hay gente que ahora sufre mucha ansiedad?

Consejos para reducir la ansiedad y la angustia durante el aislamiento

Sentir ansiedad es absolutamente necesario para sobrevivir. Esta frase igual os desconcierta. Pero nada más lejos de la realidad.

La ansiedad como tal, sin derivar en trastorno, es un mecanismo de alerta de nuestro cuerpo que nos avisa de un peligro inminente. Si nos retrotraemos a nuestro ser más primitivo y más cercano a la naturaleza instintiva, podríamos decir que la ansiedad es lo que nos ha hecho sobrevivir como especie.

Sin embargo, si esta alerta de nuestro organismo se vuelve en nuestra contra, nos encontramos con problemas que pueden ser, incluso, invalidantes. Mermando enormemente nuestra calidad de vida y entrando en un bucle de nerviosismo y tensión.

La ansiedad y la angustia pueden despertar síntomas o problemas tan desagradables como insomnio, ataques de pánico, malestar general, mareos, migrañas, gastritis y otros desórdenes gastrointestinales. Solamente por poner algunos ejemplos.

El miedo, dadas las circunstancias, está ahí. Y todos lo estamos sintiendo en mayor o menor grado. Negarlo no es tampoco la solución, puesto que esa represión de las emociones puede derivar en problemas mucho más difíciles de tratar psicológicamente a largo plazo.

Ahora mismo, el aislamiento social y el devenir tan preocupante de los acontecimientos contribuyen a que el miedo se expanda. Pero podemos conseguir mitigarlo y gestionarlo, para evitar que se apodere de nosotros.

¿Qué podemos hacer para reducir la ansiedad y angustia durante la crisis de coronavirus?

Antes de ponernos a desgranar los consejos y las recomendaciones terapéuticas para sobrellevar la ansiedad durante el confinamiento, queremos dejar algo muy claro. No te frustres si no lo consigues. No te culpabilices. Cada uno hacemos lo que buenamente podemos dadas nuestras circunstancias personales. Sé gentil y comprensivo contigo mismo. Son consejos para ayudarte a sentir mejor, no se trata de un examen ni una exigencia. Dicho lo cual, ¡allá vamos!:

  • Todo esto es temporal. Lo primero y antes de nada, racionalizar. Esta frase resulta sumamente reconfortante. Estamos ante una situación temporal. Pasará. Y volveremos a retomar nuestras vidas. Todo pasa. Siempre.

 

  • El cerebro responde muy bien a las rutinas. Son muy saludables, especialmente si nuestra libertad de movimientos está tan reducida. Pero tampoco nos obsesionemos con ellas, también es necesario romperlas y crear algún acontecimiento excepcional. Hoy échate una pequeña siesta, por ejemplo. Ya fregarás los platos luego.Consejos para reducir la ansiedad y la angustia durante el aislamiento
  • Información no es sobreinformación. Ni tampoco la constante sobreexposición a datos y análisis catastróficos es recomendable. La sensación de rabia e impotencia es un alimento perfecto para la ansiedad. Así que, desconecta. ¿Te acuerdas de esa peli que nunca llegaste a ver? Hoy en lugar de ver las noticias, ponte esa peli.

 

  • Apártate de los bulos. Este punto está muy relacionado con el anterior. WhatsApp ahora mismo es un hervidero de mensajes y memes, gran parte de los cuales son totalmente falsos y generan una alarma social totalmente innecesaria. Olvídate de todo ello y silencia aquellos grupos o a aquellas personas que estén enviando este tipo de ‘des-información’. Puedes, incluso, salir de grupos que te generen ansiedad o bloquear a personas que te resulten tóxicas. No te sientas mal por ello, tu salud mental es muy importante. Si crees que puede sentarte bien intervenir, puedes poner un mensaje que transmita que, por favor, este tipo de mensajes no provienen de fuentes fiables y que a ti, personalmente, no te interesa recibirlos. ¡Y a otra cosa!  

 

  • Saca tiempo para ti. Los autocuidados son ahora más importantes que nunca. Intenta no cargar con excesivas responsabilidades. En la medida de lo posible, reparte las tareas domésticas con tu pareja, familiar, compañero de piso, etc. Necesitas tiempo para mimarte y estar pendiente de cómo te sientes. Puedes darte un baño relajante, comerte un helado, escuchar un disco que te encante, hacerte una mascarilla facial o, simplemente, pasar un rato a solas en un cuarto mirando al techo y respirando profundamente. Para ayudaros en este aspecto en concreto, hemos preparado una relajación guiada. Esta te ayudará a identificar los puntos de tensión de tu cuerpo para que puedas relajarlos. Solo tienes que descargarte el siguiente enlace y dejarte guiar según las instrucciones: Descargar aquí >>

 

  • Escucha música tranquila y relajante. La música, en determinadas frecuencias, tiene un valor terapéutico impresionante.

 

  • Habla con tus amigos y personas que te hacen bien. Es importante que no cortemos de raíz con nuestras relaciones sociales habituales, en la medida de lo posible. Si cuentas con acceso a internet tienes, incluso, muchas herramientas de videollamada súper fáciles de usar. De este modo no solo escucharás la voz de las personas que quieres y que realmente te hacen sentir bien. También podrás ver su rostro y sus gestos. Tu sensación de soledad será mucho menos intensa de esta forma.

Consejos para reducir la ansiedad y la angustia durante el aislamiento

  • Haz ejercicio. Siempre que puedas, intenta moverte por tu casa. No hace falta que te conviertas en el rey de la zumba ahora mismo. Y no te frustres en absoluto por no ser capaz de seguir una clase de fitness por YouTube completa. Hay muchísimos tutoriales en redes sociales para hacer algunos ejercicios sencillos, de bajo impacto, que te ayudarán a controlar la angustia. Puedes buscar desde cardio de bajo impacto hasta pilates o yoga. ¡A tope de endorfinas!

 

  • La comedia y el sentido del humor son terapéuticos. El humor nos ayuda a luchar contra el miedo mucho más de lo que imaginas. A lo largo de toda la historia de la humanidad, el humor ha servido como herramienta de denuncia y como salvavidas de millones de personas en situaciones críticas. En plataformas de pago como Netflix existen muchísimas series, películas y especiales de comedia (tipo monólogos). En internet, a través de YouTube por ejemplo, también puedes ver vídeos de cómicos famosos. En español y en inglés.   

 

  • Insistimos: sé bondadoso/a contigo mismo/a. Si, por ejemplo, tu ansiedad te lleva a comer más de lo que habitualmente comes. O te apetecen alimentos, a priori, “poco saludables”, no te martirices. Disfrútalo. Cuando volvamos a la normalidad, si quieres, siempre tienes tiempo de hacer cambios en tu alimentación. Pero comerte un trozo de chocolate o una pizza no es el fin del mundo en estas circunstancias.

Consejos para reducir la ansiedad y la angustia durante el aislamiento

Olvídate (y desconfía) de aquellas personas que insistan excesivamente en las restricciones alimentarias ahora mismo y ‘culpabilicen’ a las personas que están comiendo más de la cuenta. Intenta no darte atracones en la medida de lo posible, porque te sentarán mal y te harán daño en el estómago. Pero no te obsesiones. La salud es un concepto integral. La física está íntimamente relacionada con la psicológica. Más de lo que mucha gente cree.

Que estemos en un “estado de alerta” no quiere decir que debamos permanecer cada uno de nosotros, constantemente, “en alerta”.

Ciertamente las circunstancias pueden ser más o menos adversas para cada individuo. Si contamos con personas dependientes o de riesgo a nuestro cargo, la angustia puede ser mucho mayor. Esperemos que todos estos consejos os sirvan para sobrellevar mejor estos momentos difíciles. Y recordad: estamos a vuestra disposición si queréis hablar con nosotras.

Los terapeutas seguimos aquí. Pregúntanos sobre la terapia online

En MensActiva estamos ofreciendo ahora mismo una primera consulta online totalmente gratuita. Ponte en contacto con nosotras y pregúntanos todas las dudas que tengas. Probar esta modalidad puede suponer para ti un paso muy importante en el cuidado de tu salud mental y en tu bienestar. Consúltanos, queremos ayudarte.

psicólogos online

¡Comparte en tus redes!

No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Call Now Button
Llamar
Como Llegar