Contacta con nosotros

Body Positivity, trastornos alimentarios y autoestima

Body Positivity, trastornos alimentarios y autoestima

03 Jun Body Positivity, trastornos alimentarios y autoestima

El único cuerpo que necesitas este verano es tu cuerpo

Es muy probable, especialmente si eres mujer, que lleves ya como mínimo un mes buscando recetas milagrosas para convertir tu cuerpo en algo (por otra parte tan abstracto) como la figura perfecta para este verano. Bien a través de dietas depurativas de todo tipo, bien mediante ejercicios que prometen eliminar aquellas partes de nuestro cuerpo que no son, supuestamente, hermosas o deseables.

El hecho de no alcanzar estos objetivos o de solamente conseguir acercarnos (bajo la influencia del lema tan dañino: “nunca es suficiente”) son un gran foco de frustración y dolor para numerosas personas.

Muchas veces nos vemos alejados de los cánones en los que teóricamente deberíamos encajar. Nos sentimos culpables o negligentes por no haber sido capaces de lucir una figura “perfecta” o, al menos, “lo suficientemente delgada” para no atraer los juicios y críticas de las miradas ajenas.

El trastorno dismórfico corporal, la anorexia, la bulimia, la ansiedad o la depresión son algunas de las consecuencias de todo esto. Este tipo de alteraciones cognitivas y de patologías afectan a un altísimo porcentaje de la población, especialmente femenina.

¿Cómo deberíamos contemplar conceptos como la “operación bikini”? ¿Qué entendemos por Body Positivity? ¿Cuáles son las consecuencias de no disfrutar de nuestros cuerpos ni respetarlos? ¿Qué es la “vergüenza corporal”? ¿Qué podemos hacer para cambiar la manera en la que vemos, por ejemplo, los cuerpos gordos? ¿Cómo puede ayudarnos la terapia psicológica en todo este proceso?

A continuación analizaremos algunas de las claves más interesantes en torno a estos conceptos y sus aproximaciones terapéuticas y saludables.

¿Qué es el movimiento Body Positivity? La lucha contra la “gordofobia” y el culto a la autoestima

La gordura o, simplemente, el hecho de tener un cuerpo más grande de lo que se supone que es “elegante”, “bello” o “sexy” en nuestra sociedad, ha llegado a convertirse en un tabú. Y en un canal para juzgar con dureza tanto los cuerpos de los demás como nuestros propios cuerpos.

Muchas veces bajo el supuesto argumento de la “salud” y del bienestar sometemos a nuestros cuerpos a constantes privaciones e insatisfacciones. Rechazamos y avergonzamos a los cuerpos que no son delgados. Los acusamos de no ser “saludables” y de no ser “deseables”. Y nos olvidamos aquí de la fragilidad y de la importancia que tiene la salud mental. Como si no formara parte inseparable del bienestar humano.

La forma en la que miramos nuestros cuerpos y los cuerpos de los otros no es fruto de la casualidad. Tiene mucho que ver con el tipo de sociedades en las que vivimos y los modelos de belleza y éxito que se priorizan. La “normalidad”, cuando no la “perfección”, tiene un precio demasiado alto en la felicidad y en la vida de muchas personas.

Pero, afortunadamente, los tiempos están cambiando. Y paulatinamente otro tipo de modelos de referencia se imponen en un panorama que, hasta hace bien poco, era incapaz de abrazar la pluralidad de cuerpos que existen en el mundo. Conceptos anglosajones como el llamado Body Positivity o Body Positive van más allá de la aceptación corporal. Hablan de amar nuestros cuerpos: de sentirnos identificados con nuestra piel. Y ponen la autoestima como prioridad vital.

Su extensión en las redes sociales es imparable. E innumerables son ya las influencers (es un fenómeno eminentemente femenino pero también existen hombres que lo apoyan y ejercen de modelos de referencia) que tienen un papel protagonista, con miles de seguidores en todo el mundo. Teniendo repercusión en medios de comunicación de gran prestigio.

Este tipo de referencias están siendo de ayuda a muchas personas, puesto que reflejan otros cuerpos diferentes a la norma establecida en actitud positiva: felices, plenos, bellos y disfrutando de la vida. Son una evidencia clara de la gran importancia de la representación de la diversidad. Si no lo vemos, no existe. Por ello, la visibilidad de todos los cuerpos es muy importante.

Una de las grandes luchas del movimiento Body Positivity o Body Positive es contra la aversión, el rechazo y los prejuicios que tanto daño ejercen contra las personas gordas o de mayor tamaño con respecto a la media aceptable por nuestras culturas. Esto es, el desmantelamiento de la “gordofobia” y la cultura de la “vergüenza corporal”.

El empoderamiento frente al qué dirán y, en definitiva, la capacidad de amar y atesorar nuestros cuerpos, son actitudes muy saludables para luchar contra la cultura de la gordofobia. ¿Cuántas veces no nos hemos sentido merecedores de afecto, amor o sexualidad por vernos gordos? ¿En cuántos anuncios, películas, programas de televisión, revistas, etc. nos comunican de forma directa o indirecta que los únicos cuerpos atractivos son cuerpos delgados?

Anorexia, bulimia, vigorexia, trastorno dismórfico corporal y otras desconexiones respecto a nuestra propia imagen

La alerta sobre la aparición cada vez más temprana de los llamados trastornos de la conducta alimentaria (TCA) es significativa. Enfermedades como la bulimia y la anorexia están comenzando a aparecer de forma preocupante en preadolescentes.

En la actualidad se habla de un incremento en torno al 15% de los casos en menores de 12 años. Y son enfermedades que golpean con más dureza a la población femenina: 9 de cada 10 pacientes diagnosticados son niñas.

Se calcula que solamente en España existen alrededor de 400.000 personas con algún tipo de trastorno de la alimentación. De las cuales, aproximadamente 300.000 son mujeres jóvenes mejores de 24 años.

Cuando hablamos de trastorno dismórfico corporal o de alteraciones en la percepción de nuestra imagen, hablamos de un problema cognitivo que nos aleja de la satisfacción y de la realización personal.

Las personas que padecen este tipo de trastorno no consiguen formarse un autoconcepto o autoimagen (o concepto de sí mismos) saludable. Y terminan obsesionándose con rasgos o ‘defectos’ de su cuerpo, tanto reales como imaginarios. Otorgándoles una presencia intrusiva en sus pensamientos.

Las consecuencias más inmediatas del trastorno dismórfico corporal son, precisamente, los trastornos de la alimentación (anorexia y bulimia). También puede conducir a cuadros de ansiedad y depresión severos, fobia social e, incluso, ideación suicida.

La vigorexia también suele ser una vía de escape patológica en individuos con una obsesión muy marcada por su cuerpo. Y los principales síntomas de alerta tienen que ver con alteraciones en su conducta alimentaria y con la realización de actividad física extrema.

Por ejemplo, una persona con vigorexia se verá a sí mismo débil, enclenque y falto de forma física a pesar de que vaya al gimnasio a diario y durante varias horas. Esta adicción al ejercicio, que nunca será suficiente para conformar una imagen positiva de su cuerpo, suele derivar también en la ingesta excesiva de alimentos altos en proteínas y en el consumo abusivo de esteroides anabolizantes y otros productos relacionados con el aumento de la masa corporal.

La importancia de la terapia cognitivo-conductual en la autoestima

La psicología cognitivo-conductual puede ayudarnos a afrontar todos estos problemas, desafíos y patologías. Encontrar el tratamiento que más se adecúe a nuestras circunstancias nos hará ganar confianza en nosotros mismos. Y comenzar una nueva vida lejos de insatisfacciones crónicas, miedos y trastornos que nos impiden disfrutar y sentirnos plenos.

En definitiva, lo que movimientos como el mencionado Body Positivity persiguen es hacernos reflexionar y empoderarnos. Nos ayudan a entender que no solamente hay cuerpos delgados, blancos y sin vello en el mundo.

Hay cuerpos gordos, altos, bajos, de múltiples orígenes étnicos, con discapacidad, con enfermedades mentales, con diversidad funcional, envejecidos… Y todos y cada uno de esos cuerpos son hermosos, válidos y deben ser respetados. Todos se merecen disfrutar de una vida plena. Sea otoño, invierno, primera o verano.

¿Quieres saber más? No dudes en ponerte en contacto con nosotros. En MensActiva te ayudaremos a trabajar la autoestima y a recuperar el amor por tu cuerpo.

¡Comparte en tus redes!

No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Call Now Button
Llamar
Como Llegar